¿Qué es el CBD?

Este producto derivado del cannabis tiene muchos fans, pero ¿cuáles son los riesgos y los beneficios para las personas que padecen trastornos hemorrágicos?

Tratamientos alternativos para el control del dolor

Un titular del New York Times del mes de octubre planteaba una pregunta a la que muchas personas de todo el país le daban vueltas: "¿Por qué el CBD está en todas partes?" El aceite de CBD, también conocido como aceite de cannabidiol, se ha promocionado como una panacea para todo, desde la inflamación hasta el dolor crónico, pasando por la ansiedad y el insomnio. El aceite de CBD puede parecer tentador para las personas que sufren problemas de sangrado.

Pero, ¿qué es exactamente y qué pruebas hay de que funcione? Nuestros amigos de holief.com/es nos infromaron para traerte este artículo informativo!

¿Qué es exactamente el aceite de CBD?

El cannabidiol (CBD) es una de las numerosas sustancias químicas descubiertas en la planta de cannabis conocidas como cannabinoides. Otro cannabinoide es el delta-9-tetrahidrocannabinol (THC), el ingrediente psicoactivo de la marihuana.

¿Cuál es el proceso de elaboración del aceite de CBD?

El CBD se deriva de la planta de cannabis y se utiliza en una variedad de productos, como aceites, lociones y bálsamos, líquidos para vapear, tabletas e incluso mentas y caramelos.

¿Qué efecto tiene el aceite de CBD?

El CBD, a diferencia del THC, no provoca euforia. Se ha informado de que el CBD produce una relajación física y mental, así como una reducción del dolor y la inflamación y un aumento de la atención. Algunos usuarios, por otra parte, afirman que no les afecta.

¿Qué pruebas tienen de que funciona?

Los efectos del CBD sobre la salud han recibido mucha atención, pero no se ha investigado mucho sobre ellos. En la actualidad se están llevando a cabo más investigaciones, y organizaciones sanitarias como los Institutos Nacionales de la Salud y la Organización Mundial de la Salud coinciden en que se necesita más investigación. En Estados Unidos sólo se ha autorizado un medicamento de prescripción con CBD como ingrediente activo: Epidiolex, que disminuye las convulsiones en personas con dos tipos raros de epilepsia.

¿Es el CBD una sustancia segura?

En algunos estudios se ha demostrado que el CBD y otros cannabinoides tienen un impacto anticoagulante al reducir la producción de plaquetas en la sangre, lo que supone una gran preocupación para cualquier persona con problemas de hemorragias. Otro punto a tener en cuenta es cómo interactúa el CBD con otros medicamentos, algo que se desconoce y que requiere más investigación.

En general, cuando se trata del aceite de CBD, se desconoce su seguridad global. Dado que la fabricación de aceite de CBD no está regulada, puede ser difícil saber exactamente lo que se está obteniendo. Varias marcas de aceite de CBD fueron evaluadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU., y "se descubrió que varias no contenían las cantidades de CBD que decían tener", según la agencia. Según otras investigaciones, algunos productos de CBD contenían niveles de THC que podían producir intoxicación. La revista Consumer Reports argumenta en un artículo detallado sobre el aceite de CBD que puede ser más seguro comprar CBD en zonas donde se permite el consumo de cannabis medicinal y recreativo, ya que es probable que las restricciones sean más duras allí. Otro consejo es buscar el CBD de empresas que publiquen los resultados de las pruebas realizadas por terceros.

¿Es el CBD una sustancia legal?

El CBD es legal en la mayoría de las jurisdicciones si se produce a partir de la forma de cáñamo del cannabis y no incluye THC (la ley agrícola federal de 2018 legalizó el cultivo de cáñamo). En el sitio web de la Organización Nacional para la Reforma de la Legislación sobre la Marihuana (NORML), puedes consultar las leyes de tu estado.

Por último, pero no menos importante,

El CBD puede o no ayudar con el dolor, la ansiedad o el insomnio. Si estás interesado en probarlo, habla primero con tu médico para que te aconseje sobre cómo usarlo y cómo seguir sus efectos.